Alfonso de Portugal (Alfonso III de Portugal)

Материал из Родовод.

Запись:1212889
Перейти к: навигация, поиск
Род Borgoña-Portugal
Пол мужчина
Полное имя
от рождения
Alfonso de Portugal
Смена фамилии Alfonso III de Portugal
Родители

Alfonso de Portugal (Alfonso II de Portugal) [Borgoña-Portugal]

Urraca [Borgoña-Castilla] р. ок. 1190? ум. 1220

[1]

Заметки

Шаблон:Fusionar

Источники

  1. MCN Biografias.com - Rey de Portugal, conocido como el Reformador, nacido en Coimbra el 5 de mayo de 1210 y muerto el 16 de febrero de 1279. Bajo su reinado fueron restringidos los abusos, convertidos en derecho, de la Iglesia y la nobleza, se abrió a los concejos la participación en la política del reino y se llevó a cabo una profunda reorganización administrativa y de la Hacienda pública. Miembro de la Dinastía de Borgoña, Alfonso III fue hijo de Alfonso II y de doña Urraca y hermano del rey Sancho II. En 1227 viajó a Francia y se alojó con su tía, la reina doña Blanca de Castilla. El infante casó con la condesa viuda Matilde de Bolonia (1238), convirtiéndose de esta manera en conde de Bolonia y en vasallo de Luis IX de Francia. Don Alfonso luchó al servicio del rey francés contra Enrique III de Inglaterra, jugando un destacado papel en la batalla de Saintes (1243). Mientras tanto, en Portugal, una parte de la nobleza y del alto clero se levantaron contra el rey Sancho II, al que culpaban de permitir el desorden y afirmaban de él que era incapaz para el gobierno. El arzobispo de Braga y el obispo de Oporto consiguieron que Inocencio IV proclamase la deposición del monarca, gesto que servía al papa para mostrar su poder a su principal enemigo, el emperador Federico II. Para hacer efectivas las decisiones de la Curia se ofreció la corona portuguesa al infante don Alfonso, comenzando las negociaciones a finales de 1244; a principios del año siguiente, los prelados juraron obediencia a don Alfonso, a la vez que Inocencio IV excomulgaba a Sancho II. El infante tomó el título de regente, que conservó hasta la muerte de su hermano. El problema era cómo podía el regente abandonar Francia y partir hacia Portugal con un ejército, sin motivos; el papa solucionó esto promulgando una bula de cruzada para la Península Ibérica (era la época de la cruzada de San Luis), otorgando indulgencias a todos aquellos que se uniesen a don Alfonso y ordenando a todos los vasallos de la Corona portuguesa que obedeciesen al infante como gobernador del reino. Don Alfonso, que en París había aceptado vejatorias condiciones para poder acceder al trono, llegó a Lisboa a comienzos de 1246, pero la toma del poder no fue sencilla. Tomó el título de visitador e curador do Reino y recibió la adhesión de Lisboa y, en general, del sur del país; el norte se declaró partidario de Sancho II, que, con su valido, Martim Gil, opuso una tenaz resistencia. El rey pidió ayuda al infante de Castilla (que sería el futuro Alfonso X) y los ruegos del príncipe castellano hicieron que Inocencio IV, que cada vez recelaba más del duque de Bolonia, reconsiderase la deposición del monarca. No le sirvió de nada a don Sancho, que murió en enero de 1248. Sólo tras la muerte de su hermano, Alfonso III fue proclamado rey. Los antiguos partidarios de don Sancho se vieron obligados a emigrar de Portugal para evitar las represalias del nuevo monarca, que confiscó las tierras de muchos de ellos y las entregó a sus afines, en especial al canciller Esteban Anes y a don Juan Pérez de Aboim (a los que también encomendó el gobierno del Alentejo meridional y las tierras del Algarve, recién conquistadas por las órdenes militares). Los que permanecieron se vieron obligados a pactar con el monarca, que también normalizó las relaciones con Castilla, firmando una tregua de cuarenta años con Fernando III y obteniendo el reconocimiento del dominio del Algarve, que no le fue contestado a don Alfonso hasta después de la muerte del rey santo. Pero con la subida al trono de Alfonso X en Castilla, el Algarve volvió a ser territorio en disputa. Parece que la campaña desarrollada por el rey Sabio (1252) no resolvió nada, y fueron las negociaciones entre los dos monarcas peninsulares las que pusieron fin al conflicto: Alfonso III recibiría el Algarve en propiedad, mientras que las rentas que produjese la región irían a parar a las arcas castellanas. En todo caso, Alfonso X no ejerció dominio alguno sobre el Algarve a lo largo de todo su reinado. En las negociaciones de paz se acordó también el matrimonio de Alfonso III con doña Beatriz, hija bastarda de Alfonso X. El matrimonio se llevó a cabo después de la muerte de la reina doña Matilde. Alfonso X recibió de la Santa Sede en 1265 el derecho a cobrar la décima sobre los rendimientos eclesiásticos de toda la Península, para poder acometer la cruzada. Existía, sin embargo, una restricción: el castellano no podría cobrar las décimas del reino de Portugal si Alfonso III estaba enfrascado en guerras contra los musulmanes, que no era el caso, o si éste accedía a colaborar con su suegro en la cruzada. El portugués mostró afán de colaboración y envió a su hijo, el infante don Dionís a visitar a su tío abuelo (1267); por esta, y por otras muestras de buena voluntad Alfonso X cedió a don Dionís el Algarve, que quedó incorporado a Portugal de forma definitiva. Una vez afianzado en el poder, Alfonso III revocó las condiciones que había aceptado en París ante los prelados que le ofrecían el trono, lo cual desembocó en enfrentamientos entre la Corona y la Iglesia. El rey mantuvo un pleito con el obispo de Oporto, al que condenó a pagar una indemnización por el cobro irregular de unos derechos aduaneros. Más tarde, con el fin de reconciliarse con el estamento eclesiástico, don Alfonso levantó las multas a la sede de Oporto. Esto ocurrió en las cortes de Leiria, reunidas en abril de 1254. Estas cortes tuvieron una especial importancia, porque fueron las primeras en las que el pueblo estuvo representado a través de procuradores y delegados municipales, mientras que las cortes anteriores habían estado compuestas exclusivamente por el nobleza y el alto clero. Las cortes de Leiria marcaron el comienzo de una colaboración entre la Corona y el pueblo, que se desarrolló enormemente en la época del rey don Dionís. En Leiria, los concejos presentaron sus quejas y el rey confirmó donaciones o dictó reparaciones a los daños inferidos a algunos monasterios. Los esfuerzos de Alfonso III por proteger a los colonos y a los miembros de los concejos y por reconducir la política tributaria perjudicaron los intereses de la nobleza y el clero. En especial, las providencias dictadas en 1265 fueron muy contestadas por los grandes señores y por el clero regular y secular, siendo el sustento de las guerras que agitaron el país durante los últimos años del reinado de don Alfonso. El rey debió mantener violentas luchas con los nobles descontentos del norte de Portugal. La Iglesia también reaccionó contra las medidas reales; de los nueve prelados que componían la diócesis de Portugal, siete se pusieron en contra del rey y lanzaron el interdicto sobre el reino, a la vez que solicitaban el respaldo pontificio. Las negociaciones entre el rey y la Curia romana se dilataron, hasta que el 4 de septiembre de 1275 fue expedida la bula de Regno Portugaliae, en la que el papa amenazaba al rey con la excomunión si no se atenía a las estipulaciones de París y cedía a las exigencias del clero. La excomunión llegó, pero no tuvo efectos políticos. El rey siguió desarrollando la misma política hasta el final de sus días, aunque, antes de morir, hizo jurar a su heredero, don Dionís, que respetaría los mandatos apostólicos y las inmunidades eclesiásticas. Alfonso III murió de penosa enfermedad y fue enterrado en Alcobaça. Son de destacar los esfuerzos de Alfonso III en la revitalización de la economía y la creación de moneda nueva. La pujanza de la economía permitió al rey sustituir algunos de los antiguos impuestos en especie por impuestos en moneda. Además, en 1258 muchos de los bienes usurpados con anterioridad fueron reincorporados a la Corona, que pudo mejorar el sistema recaudatorio. En las cortes de Coimbra de 1261, Alfonso III instituyó un tributo general sobre la propiedad; este impuesto, que ha sido considerado por algunos historiadores como una concesión del pueblo, no como un logro del monarca, sirvió para la acuñación de moneda de plata nueva, con el mismo valor que la anterior moneda, pero con un valor intrínseco muy inferior. Para poner en práctica la circulación de la moneda nueva se instituyó un impuesto cuyo objetivo era rescatar la moneda antigua.

Ближайшие предки и потомки

Прародители
Прародители
Родители
Urraca
рождение: ок. 1190?, Leon, Castilla, España
титул: Reina de Portugal
брак: Alfonso de Portugal (Alfonso II de Portugal)
смерть: 1220, Coimbra, Portugal
Родители
 
== 3 ==
== 3 ==

Личные инструменты
Джерельна довідка за населеним пунктом
На других языках